Coches Autónomos. Comunicación

La comunicación de los coches autónomos entre si y con su entorno

Ya hemos dicho que encontrar una ciudad como Zaragoza llena de coches sin conductor, que se autogobiernan solos, no será cosa de muchos años.

Pronto podrás alquilar un coche sin que necesites saber conducirlo. Para que los turismos autónomos sean efectivos al cien por cien, es necesario que estén en conexión constante con su entorno. Así pues, una comunicación segura y eficaz de los coches que se conducen solos es un pilar fundamental para el éxito de este tipo de vehículos, pero también para la fluidez del tráfico.

La frase V2V, que significa comunicación de vehículo a vehículo, se usa mucho y no es algo tan lejano. Por ejemplo, Cadillac lo ha lanzado para todos los sedanes CTS 2017.

¿Qué es la V2V, cómo funciona y por qué la necesitamos?

La mayoría de las tecnologías de conducción automática actuales se basan en cámaras, radares y lídar. Estos dispositivos sensoriales sirven de ojos para el automóvil, imitando lo que un conductor humano puede ver.

Una asociación público-privada de la Universidad de Michigan llamada Mcity está probando la V2V, o comunicación de vehículo a vehículo, y ha descubierto lo que hace que sus prototipos autónomos sean incluso más seguros.

V2V funciona al compartir datos de forma inalámbrica, como ubicación, velocidad y dirección. Usando DSRC, o comunicación de corto alcance dedicada, V2V puede enviar hasta 10 mensajes por segundo. Esta comunicación permite que los automóviles vean más allá de lo que está inmediatamente delante de ellos, detectando una luz roja alrededor de una curva ciega o frenando automáticamente un automóvil que tiene una señal de alto.

Mcity también está utilizando un nuevo sistema de realidad aumentada para probar sus coches autónomos equipados con V2V. Han creado vehículos virtuales equipados con esta tecnología que puede comunicarse con sus prototipos reales. Esto les permite probar escenarios que son prohibitivos en coste o demasiado peligrosos para pruebas en el mundo real.

Como se comunican los coches autónomos

La V2V tiene que instalarse en la mayoría de los automóviles para funcionar adecuadamente. Y también la infraestructura que hemos mencionado, como los semáforos. De todos modos, cualquier cosa que nos acerque a los coches autónomos seguros y confiables es una victoria, por lo que será interesante ver cómo se desarrolla esta tecnología en el futuro.

El problema de los sniffer o detectores de la comunicación entre vehículos

A pesar de que la comunicación está encriptada y sólo se envía información sobre la velocidad y posición del vehículo, y no sobre su matrícula o número de bastidor,  algunos expertos en seguridad han avisado de que un coche autónomo enviaría casi 170.000 mensajes cada día y un sniffer o detector podría interceptar el 3% de estos datos de manera aproximada. Según Jonathan Petit, científico principal de Security Innovation, una empresa de seguridad vía software, “con esa información es capaz de posicionar a un turismo en 40% de las ocasiones”.

La solución de la NHTSA (Department of Transportation and the National Highway Traffic Safety Administration) y las autoridades europeas es cambiar cada cinco minutos el apodo de los coches, pero Petit avisa que esta solución no es buena, ya que tan solo necesitaría más estaciones de sniffing para detectar la señal, en definitiva, si se aumenta un 50% el número de estaciones, podrían seguir detectando el movimiento de un vehículo autónomo.

El principal problema es que cada estación de sniffing cuesta unos 450 euros, una cantidad que disuade por completo a las pequeñas empresas que pretendan cometer algún tipo de delito, pero, ¿qué podría pasar con las agencias que tienen esta capacidad económica?