Coches Históricos

Vehículos clásicos: Coches de colección

Como empresa de alquiler de coches , nos llegan peticiones de alquiler de coches variadas, como coches clásicos para bodas y otros tipos de eventos

Hoy queremos aclarar conceptos sobre este tipo de coches. Un coche histórico es algo más que uno clásico, y mucho más que un coche viejo.

Diferencias entre un coche viejo y uno clásico

Primero hablaremos de los coches clásicos, y de los coches viejos, ya que un coche viejo no tiene por qué ser clásico y viceversa.

Un coche será clásico dependiendo de varios factores. Uno de ellos es la edad. No hay una edad o antigüedad determinada para que un coche sea clásico. La diferencia entre un coche clásico y uno viejo no depende sólo de la antigüedad del coche, sino que determinados coches nacen ya siendo un coche clásico y otros nunca lo serán, por mucho que vayan cumpliendo años

La mayoría de corporaciones locales fijan en 25 años los años necesarios para que un coche esté exento de impuestos municipales. Esto varía de administración a administración. Hoy en día, está en discusión si ampliar esta edad a la de 35 años. Este dato es importante para el reconocimiento de un coche, no como clásico, sino como histórico.

El coche histórico

Para que un coche sea declarado como histórico, tiene que cumplir unas condiciones. Tiene que ser original o haber sido modificado de acuerdo a las preparaciones que se practicaban en su época.

coche clásico

Una cosa muy distinta es preparar un coche clásico para una competición deportiva, o sea, cambiar un motor de un mini 850 a un motor de más de 100 CV. Esta clase de coches en ningún caso se pueden considerar clásicos y menos aún vehículos históricos.

Para matricular un coche clásico como histórico, tiene que ser más antiguo de 25 años (que pueden ser 35 en poco tiempo) y original

Para lograr que un coche histórico sea catalogado como tal, si tienes matrícula española en vigor, al solicitar la documentación como vehículo histórico se te otorgará un nuevo permiso de circulación y una nueva matricula de coche histórico, pero no perderás la matrícula antigua, pudiendo circular con la una o con la otra.

Las ventajas de matricular el coche como histórico es que pasa a formar parte del patrimonio nacional, lo cual no significa que esté exento de pagar el impuesto de circulación, sino que eso depende del ayuntamiento en cuestión.

Las verdaderas ventajas se derivan de los siguientes hechos:

  • Los plazos de ITV son más largos, no son anuales, sino que pueden ser de 2 a 4 años dependiendo de la antigüedad del coche Los coches históricos con 25 y 35 años pasan la ITV cada 2 años. Entre 35 y 45 años la tienen que pasar cada 3 años y los de más de 45 años sólo deberán pasarla cada 4 años.
  • Otra ventaja es el coste de la venta. Un vehículo clásico que además es histórico es más caro porque de alguna forma está garantizada su originalidad.

Procedimiento para convertir un coche en histórico

Un coche, por muy original que parezca, será declarado histórico si se cumplen unos determinados requisitos y se declara como tal.

Este es el itinerario procedimental para transformar un coche en histórico:

  • Informe de laboratorio oficial de vehículos históricos: Este laboratorio está compuesto por ingenieros industriales que examinan tu coche, emiten un certificado y solicitan una ITV específica. Este trámite te cuesta entre 150 a 400 euros.
  • Interés del coche como vehículo histórico. Informe. Un club de coches clásicos autorizado tiene que emitir este informe, o bien el fabricante. En este dictamen se relacionan las características que hacen que el vehículo tenga interés como histórico.
  • Delegación de Industria de la Comunidad Autónoma: con ella se solicita a la industria de la CC.AA. la catalogación del vehículo como histórico
  • ITV de vehículo histórico. Una ITV certifica si el coche podrá circular con normalidad o con limitaciones.
  • Solicitud de matrícula histórica en la Jefatura de Tráfico: Para ello, además de la documentación anterior, habrá que aportar, entre otros, 4 fotografías en color del coche (frontal, lateral izquierdo, lateral derecho y trasera), el permiso de circulación y la ficha técnica con la ITV corriente y documentación que certifique que el vehículo es de tu propiedad.